domingo, 13 de febrero de 2011

Dimensión Pluricultural y Multietnica en Guatemala

ANALISIS DEL ENSAYO “LA DIMENSION PLURICULTURAL Y MULTIETNICA DE GUATEMALA” 
            Guatemala es una Nación pluricultural, multiétnica, multilingüe, y multireligiosa, premisa por la cual el autor de dicho ensayo basa su análisis descriptivo sobre las etnias guatemalteca, tomando como una de las referencias, para dicho documento, la tesis de Miguel Ángel Asturias “El problema social del indio”,  por la manera y forma de describir a esté personaje al indígena en los tiempos de la colonia, lo racial, sociológico, y psicológico;  creando un escenario de maltrato y discriminación hacia las etnias guatemaltecas, coincidiendo que esté problema no es nuevo, que se ha arrastrado del pasado.
            En el estudio se dice que Nación y estado no son sinónimos, el Estado es la parte administrativa del ente mayor que se llama nación y la relación justa y ecuánime entre pueblos se da en ese campo, por lo cual el deber  ser del estado, sería el reflejo de dichas relaciones. Aquí es donde radica  el problema de Guatemala, ya que ni estado ni gobierno son el reflejo de la naturaleza de la nación (pluricultural, multiétnica, multilingüe).

            En el Estado de Guatemala los indígenas son mayoría, situación que debe de reflejar un estado ideal, todo el sistema político debe basarse dentro del contexto de nación, sin buscar intereses de ciertos grupos en particular que desde la conquista siempre ha estado inclinada hacia la minoría (la clase mestiza).
Desde la conquista hasta la fecha, siempre ha existido la división de grupos sociales entre mestizos e indígenas, polémica que ha perdurado por siglos, este debate sobre la cuestión étnica está teniendo un cambio en el contexto de las corrientes mundiales, en donde el pueblo indígena poco a poco se está abriendo un espacio y oportunidades a nivel global, situación que le ha permitido promulgar sus demandas y propuestas. Aprovechando el avance de la tecnología en la globalización el mundo, el Movimiento Indígena guatemalteco ha aprovechado la coyuntura para alcanzar sus objetivos, las comunicaciones electrónicas, les ha dado la oportunidad que “sean vistos y escuchados” al mismo tiempo en los cinco continentes.
Después de la guerra, la visión de Guatemala, en el contexto de la naturaleza de la nación es la posibilidades de la convivencia intercultural y multilingüe, con una perspectiva de resolver los conflictos sociales (étnicos) a través de los medios políticos,  el dialogo entre el Estado y los representantes de las clases indígenas. La construcción de una nación pura, en donde el estado refleje esa pluriculturalidad, multietnicidad. Situación que el autor de este ensayo, la construcción de esa posibilidad ya inicio.
             El acuerdo elaborado por el Centro de Estudios de la Cultura Maya, CECMA, exige 63 compromisos gubernamentales que reclama acciones puntuales  sobre cambios en las leyes y normas de la república, programas y proyectos, no con la intensión de una forma de solución  de conflictos del pueblo indígena si no que debe incluirse al mestizo, ya que la pérdida de sus condiciones actuales, puede provocar una reacción defensiva, lo cual no sería nada beneficioso para esa Guatemala que se pretende alcanzar. Por lo que las demandas de los pueblos indígenas deben de estar orientadas a convertirse en demandas nacionales.
Basado en los conflictos y demandas que el pueblo indígena a presentado en contra del Estado, se han logrado avances significativos en el reconocimiento pluricultural y multiétnico, tanto en lo cultural como en el ambiente económico, en donde la agricultura ha sido la base como medio de subsistencia, donde las comunidades indígenas se han abierto paso, facilitándoseles los concepto de oferta y demanda (mercado libre) ya que sus mercados comunitarios utilizan ese   mecanismo a través de la historia; En el campo político nacional, la participación del indígena en los poderes del estado, (ejecutivo, legislativo y judicial) también han permitido un avance significativo.
 En la actualidad, Mayas y Ladinos comparten en los recientes cinco siglos historias paralelas. Sin embargo, aún en relaciones asimétricas de poder, donde han compartido en el tiempo y espacio, pero con diferentes concepciones del mundo, de la existencia, del orden social, muestra de ello es que los partidos políticos indígenas al llegar al poder, ocupar posiciones privilegiadas en el Gobierno, primero responden  a los intereses de sus grupos políticos que a su identidad indígena,  únicamente utilizando en sus discursos el tema de identidad como un caballo de batalla que disfraza el sentir real de la mayoría de la población guatemalteca.
Según el ensayista, las razones básicas que no permiten construir una nueva Guatemala son: las secuelas de la época de la colonia, en donde el pueblo indígena fue esclavizado (sufrir situaciones muy duras) sometido al dominio de la clase civilizada a un permanece, gobernándose y legislándose a favor las minorías  y por que el resentimiento del pueblo indígena está latente, vigorizándose con la discordia promovida por personas inescrupulosas, que creyéndose intelectuales, buscan el protagonismo en la sociedad, sin impórtales en realidad el sentir de la población guatemalteca, únicamente sus interese particulares (su economía). Escenario que pone a la unidad nacional en una posición casi inalcanzable.
Comentario Personal:
Para tratar de alcanzar una nación unida, con la aceptación y convivencia intercultural, es necesario que dejemos los prejuicios y tomemos cada uno de los guatemaltecos una conciencia de nacionalismo, una reconciliación venida del alma y el corazón. Ya que solo de esa manera, el país caminara hacia el pleno desarrollo, una unidad de patriotismo y nacionalismo que provocan identidad, que motivan a luchar hasta la muerte por defender lo que es nuestro, nuestra amada patria Guatemala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada